Llámanos: 954 70 90 29 | 681 310 483

Nuestro despacho

Filosofía de nuestro despacho

Nuestro despacho se rige por un lema ineludible, MAXIMA IMPLICACIÓN. Unido al valor fundamental del despacho como es la honestidad siempre ante nuestros clientes. Pues ningún cliente debe salir de nuestro despacho con la sensación de insatisfacción por no ser claros ante un asunto, ya sea respecto a la forma de llevar a cabo el mismo, los tiempos que implicaría o los honorarios profesionales que se deriven del caso.

Nuestra filosofía se basa en los siguientes conceptos:
- Forma de llevar el asunto: Nuestros clientes conocerán de primera mano qué camino vamos a tomar en el asunto. En el supuesto de que haya diferentes alternativas se adoptará la más conveniente explicando el motivo y siempre recabando la opinión del cliente al respecto.

- Tiempo de tramitación del asunto: Nuestros clientes siempre conocerán cómo va su asunto, el tiempo estimado aproximadamente para que se resuelvan sus pretensión. Así mismo serán informados en caso de haber algún retraso achacable a los tribunales. Jamás quedará un asunto sin ser revisado constantemente, pues disponemos de una base de datos actualizada para darle el impulso que proceda.

- Coste de los honorarios profesionales: Nuestros clientes conocerán cuál será el coste de los servicios profesionales desde que estudiemos el asunto y serán libres de contratar al servicio. Para seguridad del cliente, nos ajustamos al precio pactado. Nos ajustamos a varias formas de abono de los honorarios, siempre dando facilidad a los clientes.

- Escuchar al cliente: Nuestros clientes siempre serán escuchados detenidamente, ya que en definitiva el abogado sólo es la voz del cliente, de ahí que siempre apostemos por una comunicación fluida entre abogado y cliente, sabedores de que nadie conoce mejor el problema que la persona que lo padece.

- Alto nivel de exigencia personal: El estudio y el entusiasmo por un caso son el camino del éxito. En este despacho nos marcamos como objetivo la excelencia en el ejercicio de la profesión. Planteándonos siempre que no ganamos un caso, si pudimos hacer algo más.

Porque como nuestra vocación es esta profesión, nos esforzamos por ofrecer lo mejor.